fbpx
crea-tu-porfolio-de-iluminación-Ricardo-Espiau

Crea tu porfolio de iluminación II

Reto 2: Fotografía en clave baja.

Esta semana vamos a pasar a un tipo de fotografía completamente opuesta a la que vimos la semana pasada y vamos a seguir completando nuestro porfolio de iluminación, hoy con la clave baja. Si todavía no has leído el reto anterior, puedes verlo aquí.

La clave baja (low key) es una técnica de fotografía donde predominan las sombras, pero sin necesidad de que estas lleguen a estar empastadas y pierdan información necesariamente. Esto significa que priman los negros y zonas oscuras, pero se reconocen las formas y volúmenes en la medida de lo posible. Es por esto que para mí es una de los tipos de fotografías más interesantes ya que es necesario un conocimiento del comportamiento de la luz avanzado. Sin embargo, aunque es necesario conocer muy bien cómo se comporta la luz para llevar a cabo una foto así, he decidido abordarlo en el segundo reto. ¿Por qué? Pues porque, aunque para tratarlo desde cero puede resultar algo complejo, la consecución de la foto de ejemplo que os traigo no podía ser más sencilla. Uso un solo punto de luz para conseguir lo que queremos.

Esta técnica es especialmente útil cuando queremos expresar emoción, intimidad, tranquilidad, sensualidad, tristeza, pero sobre todo, abstracción. Es importante saber qué queremos mostrar para no terminar expresando otra cosa con la fotografía.

Este tipo de fotografía suele ser muy característico de retratos, pero estoy seguro que habéis visto muchos retratos de este estilo y yo quería traer algo diferente. Un desnudo. En realidad, tampoco es que sea algo innovador, el desnudo también es un tipo de foto que se presta mucho a esta técnica. Lo que más me gusta de esta ella es que hace elegante muchas fotografías. Además, con el desnudo, suele haber una línea muy delgada entre la ordinariez del porno y la elegancia de la sensualidad y el erotismo. Por eso, usar la clave baja va a mover esa balanza mucho hacia el lado más elegante, alejándonos de esas fotos “tanga-tacón” tan horteras que se ven por ahí, dignas de los mejores portales porno de internet.

Fotografía en clave baja Ricardo Espiau
Fotografía en clave baja Ricardo Espiau

Inspiración.

Llevaba mucho tiempo detrás de un desnudo, sobre todo uno masculino. Se lo propuse a Josema, un amigo, que como podéis ver tiene un cuerpo de diez. En este caso la inspiración fue algo que iba surgiendo sobre la marcha. La sesión fue tomando muchas formas y pasamos por muchos tipos de iluminación, a lo largo de esta serie de artículos de retos para crear tu propio porfolio de iluminación, iremos viendo otros resultados de esta sesión en la que usamos diferentes esquemas de iluminación, pero hoy nos quedamos con el de clave baja porque fue de las más llamativas y también una de las que más éxito ha tenido entre la gente cuando compartí las fotos de la sesión.

Mi solución de iluminación.

El método para conseguir esta fotografía es bastante simple. Podéis ver en el esquema de iluminación qué sencillo es y qué claro queda el resultado. Buscaba una luz dura que me perfilara las formas sinuosas del culo y que me lo separara del fondo. Jugué durante unos minutos a mover lateralmente y en altura el foco para ver en qué posición conseguía “delinear” más formas, músculos y partes del culo y la espalda, hasta que di con la imagen que veis de resultado.

Culo clave baja Ricardo Espiau Iluminación
Culo clave baja Ricardo Espiau Iluminación

En general en fotografías con esta técnica de clave baja, lo más normal es jugar con un solo punto de luz. Esto nos permite controlar mejor qué es lo que iluminamos y para empezar es bastante sencillo. Pero también es importante saber qué vamos a iluminar. Hay determinadas cosas que funcionan mejor, ya sea por los reflejos que dan a la hora de iluminarlos por su color o material o sencillamente por la forma que tienen. De todas formas, aunque el uso de un solo punto de luz sea lo más recmendable para empezar con la técnica de clave baja, podemos usar tantas fuentes de luz como queramos siempre que las podamos controlar a nuestro antojo y sea en favor de esta técnica. Hay una configuración que me encanta, que es poner, de manera simétrica, un flash más al que tenemos en el esquema anterior pero en el lado izquierdo. Lo veremos más adelante. Los resultados son geniales.

No se nos puede olvidar el fondo. El fondo hay que cuidarlo en todas las fotografías, pero en este caso más aún. Cualquier distracción que pudiera haber en el fondo podría arruinar nuestra composición. Teniendo en cuenta que todo está “ligeramente” iluminado, cualquier objeto o luz no deseada en el fondo puede llamar mucho la atención. Esencialmente se suelen usar fondos oscuros, preferiblemente negros precisamente por lo que acabamos de comentar. Si no tienes fondo negro, siempre hay técnicas de iluminación para conseguir un fondo negro de “la nada” y que cuadran bastante con el tipo de iluminación que se usa en este ejemplo. Si no sabes cómo hacerlo, te invito a que le eches un vistazo al curso de iluminación que tengo aquí en Carrete Digital para aprender cómo hacerlo. Es más fácil de lo que parece. Incluso si tienes un fondo negro, pero quieres oscurecerlo para que no se vean las arrugas sin necesidad de planchar ni de Photoshop posterior, puedes hacerlo fácilmente si conoces cómo se comporta la luz.

Una de las cosas que más me gusta de este tipo de iluminación es que, al posicionarse el foco de luz de manera lateral incluso desde atrás, las texturas de las superficies iluminadas quedan muy realzadas. Hace parecer que la fotografía tiene una calidad técnica superior. Aun así, hay que tener cuidado porque no siempre es interesante realzar texturas. Imaginad alguien con irregularidades en la piel o arrugas en una tela. Si no queremos editar mucho, lo mejor será no utilizar una iluminación tan lateral y dura. Quizás en ese caso usar una clave baja no sería una solución de iluminación correcta. Como posibilidad intermedia, buscaría una iluminación más frontal con respecto a la cámara pero girando nuestro modelo o sujeto para que con la posición no se ilumine toda la superficie y solo un poco de ella, manteniendo así un estilo lo más clave baja posible.

Os animo a que le deis caña a esta técnica y que la practiquéis mucho. Sus resultados son muy llamativos y elegantes y con ellos vais a darle un toque especial a vuestro porfolio de iluminación. Y ya sabéis, si queréis aprender más sobre iluminación de estudio, pásate por el curso que estoy desarrollando y así no te dejas nada en el tintero.

Si tenéis cualquier duda sobre lo que estamos viendo en los artículos o si tienes alguno foto que quieres que le eche un vistazo para comentarla y solventar tus dudas, puedes escribirme a ricardo@ricardoespiau.es y preguntarme todo lo que necesites. Estaré encantado de comentar tu trabajo. Si además quieres saber algo más de lo que hago, puedes visitar mi página web donde encontrarás muchos artículos didacticos y documentación muy interesante sobre iluminación en estudio.

¡Nos vemos en el siguiente reto!

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad

Descarga la guía gratis con 75 consejos para mejorar tus fotografías

Y únete a la gran familia de Carreteros que amamos la fotografía